La genética de la locomoción humana: hacia un cambio conceptual en la neurorehabilitación del paciente adulto.

  1. Introducción.

Plantear como nuevo paradigma un enfoque neurorehabilitador publicado por primera vez en los setenta puede resultar paradójico (Vojta 1972). Hablo de las Locomociones reflejas (LR) de Vojta o activación de los patrones genéticos de la locomoción.

En este momento es posible que ya no quiera seguir leyendo este post, a causa de los prejuicios acerca de lo que cree conocer sobre esta terapia…

Pero si decide continuar, estoy seguro de que se le abrirán nuevas perspectivas que pueden enriquecer su visión del tema, y tal vez pueda considerar la existencia de un nuevo concepto de abordaje en la neurorehabilitación del paciente adulto desde la genética de la motricidad humana.

2. Un cambio conceptual

Este Post no plantea un cambio del paradigma neurorehabilitador (a nivel motor) basado principalmente en el entrenamiento intensivo de la función con diferentes técnicas, y dispositivos tecnológicos (robots, realidad virtual, Terapia restrictiva, doble tarea, etc). El entrenamiento orientado a tareas es eficaz (Chan 2006) para mejorar el desempeño funcional en actividades diseñadas por terapeutas ocupacionales.

Entrenamiento asistido de la función de locomoción

Lo que a continuación se plantea es un cambio conceptual, que implica una invitación a la reflexión para poner en un contexto global el paradigma funcional.

Los cambios conceptuales nunca son fáciles, y aunque parezca difícil de creer no dependen exclusivamente de la evidencia científica, sino del marco mental dominante. Para que un nuevo concepto sea aceptado influye, y mucho, que el “nuevo” esté, si no en la misma línea de pensamiento, en una admisible y coherente con los conocimientos previos; o por lo menos, que no vaya en una dirección inasumible por las ideas ya instauradas.

En relación al paradigma actual, la LR es precisamente eso, inasumible, ya que no encaja con los conocimientos previos basados en el entrenamiento de la función. Las LR de Vojta no trabajan actividades funcionales y no son auto-iniciadas, dos premisas que, por sí mismas descartan este enfoque según el paradigma imperante.

3. Conflicto cognitivo

Pero la resistencia a aceptar la existencia de una vía genética de la motricidad, también en humanos, se mantiene mas allá de lo que la fisiología del desarrollo motor haya constatado (Grilner 1985, Ritter 2000, Diezt 2001). Los prejuicios son tan prevalentes que ni siquiera la generación de un fuerte conflicto cognitivo como es la demostración de los efectos de las LR sobre el propio cuerpo del más exigente y experto de los clínicos puede superar esta barrera.

Adulto activada en patrón de Reptación refleja

¿Imagina que después de estar posicionado en una postura concreta, donde le presionan distintas zonas de su cuerpo durante unos minutos, se pone de pie y su cuerpo comienza a caminar de forma automática sin que usted haya iniciado este movimiento?

Una experiencia de este tipo debería cuanto menos provocar una serie de preguntas que hiciesen tambalear las ideas previas sobre lo que cree conocer en relación a la marcha y su fisiología.

Sin embargo, lo que me encuentro habitualmente es a colegas que tratan de buscar justificaciones imaginativas para auto-convencerse que lo que acaba de suceder tiene una explicación; sugestión, hipnosis, inducción guiada y otras cosas similares.

Es el llamado sesgo de confirmación. De hecho, si las nuevas ideas no encajan con nuestra línea de pensamiento se activan áreas cerebrales asociadas a la detección de errores y la inhibición de respuestas (Fugellsang 2005). Entonces la posición natural es defenderse ante esta “agresión”, bien ignorando, negando, o combatiendo al nuevo concepto.

Además, asumir un nuevo concepto de forma consecuente exige que éste se entienda bajo el prisma del conocimiento previo, ya que nuestra mente necesita rellenar y allanar el vacío que separa el conocimiento previo y el nuevo. De alguna manera es necesario establecer un vinculo que ayude en la transición del marco mental y reduzca las fricciones del conflicto cognitivo que va a producirse.

Suponiendo que se consigue superar el rechazo inicial y encontramos cierta receptividad a escuchar y experimentar las LR, todavía hay que enfrentar tres puntos relevantes según el modelo de Posner (1982) sobre la asimilación de un nuevo concepto: que sea (1)inteligible, (2)coherente y (3)predictivo.

3.1 Inteligible

¿Cómo se puede hacer inteligible una transición entre el paradigma basado en el entrenamiento de la función a otro basado en la activación de la genética de la motricidad humana?

(a) Partiendo desde un enfoque más amplio que abarque la biología evolutiva, la ontogenia y la filogenia de nuestra locomoción bípeda y la cinesiología esencial del miembro superior que facilite comprender el contexto evolutivo en el que se desarrollo nuestra motricidad especifica, así como la relación de éste proceso con el posible origen de las zonas de activación de las LR. Solo así podrá entenderse la naturaleza genética de nuestra motricidad como especie. Para ampliar información ver: teoria-neuro-plastica-de-la-evolucion-del-bipedalismo-humano/

Bajo este enfoque la función se entiende como un subproducto derivado de la interacción de los programas motores genéticos con el ambiente. Los humanos como cualquier otra especie, no entrenamos función alguna, si no que esta es consecuencia y no causa de la interacción.

Por tanto, la función es enormemente adaptativa y flexible según el entorno que se habita. Lo que hoy día entendemos en occidente como AVD nada tienen que ver con las AVD de una población amazónica, Inuit, o oriunda de la sabana africana. Sin embargo, todas estas poblaciones comparten la misma genética en lo relativo a su comportamiento motor y es su interacción con su hábitat el que determinará qué tipo de actividades son funcionales y cuales no.

La función es dependiente de la interacción de los programas motores genéticos con el entorno

Por supuesto, la continua interacción con el medio mejorará las competencias en cada función desempeñada, como sucede en cualquier persona que se enfrenta a un nuevo reto motor como es conducir, montar en bici o subir a una palmera. Así, la función se puede ver como un medio, no un fin. Un medio que se sirve de los patrones motóricos genéticos para alcanzar su objetivo.

(b) Otro aspecto esencial para hacer inteligible este concepto pasa por la difusión de las monografias (Vojta 1972, Vojta 1992, Orth 2019) que muestran como acceder a estos patrones universales (genéticos) de forma sistemática y a cualquier edad por medio de la aplicación de las LR. La fácil reproducibilidad de los patrones de LR permite a otros clínicos siguiendo las pautas marcadas en estos trabajos replicar resultados similares en sujetos sanos (Pavlu 2000, Perales 2013, Gajewska 2018). Por sus características el Principio Vojta permite diseñar estudios ECA a doble ciego.

3.2 Coherente

Sobre la base del punto anterior, el conflicto cognitivo debería ir reduciéndose sustentado en dos aspectos esenciales: (1) el empírico, apoyado en la experimentación de las sensaciones y efectos de las LR sobre uno mismo y en terceros; y (2) el científico, sustentada en los estudios sobre las estructuras neurales implicadas, sus efectos neuromoduladores (Hok 2017, Hok 2019, Sanz 2018) y clínicos en pacientes (Backstrom 2000, Kanda 2004, Epple 2020, Perales 2021).

Este punto del proceso de asimilación del nuevo concepto debería ir acompañado de preguntas donde se busca contrastar ambos modelos buscando incoherencias y compatibilidades con el paradigma actual y otros conocidos.

Pregunta 1: El entrenamiento funcional funciona?

La evidencia es clara: funciona. El entrenamiento intensivo de una una función como la locomoción mejora el rendimiento (Munari 2018, Globas 2012). Lo mismo pasa con el Miembro superior (Kwakkel 2015, Bertani 2017). El axioma es simple, lo que sirve para mejorar el rendimiento físico y la adquisición de nuevas habilidades en la población sana, también lo es (con las adaptaciones oportunas) para la población con afectación motorica de origen neurológico.

La explicación del éxito parece clara: la repetición constante. Como estrategia, la repetición parece estar más cerca del aprendizaje que del innatismo. En consecuencia, se podría presuponer un carácter no genético de patrones básicos como la marcha. Sin embargo, la repetición no constituye un factor excluyente del innatismo, sino que forma parte integral de él (Vojta 2011). La pulsión de la repetición o ensayo-error constituye, con la imitación. las estrategias innatas para el afinamiento (coordinación) y acondicionamiento de todas las habilidades motrices y cognitivas, sean de carácter innato o fruto del aprendizaje (Mora 2014).

Bebé “entrenando” la marcha

Además de añadir la variable intensidad ¿tiene margen de mejora el entrenamiento funcional como estrategia de neurorehailitación? La combinación con otras técnicas como la neuromodulación, imaginería, realidad virtual y otras así lo sugieren.

Sin embargo, aún no se ha explorado suficientemente una combinación de enorme potencial como es disponer de un acceso directo a los programas motóricos genéticos específicos de nuestra especie. Los estudios realizados con adultos apuntan que una activación de esta naturaleza permite a los pacientes disponer de éstos patrones para utilizarlos inmediatamente de forma automática, y por tanto, sin esfuerzo (Perales 2021, Epple 2020).

Al uso automático de la función que acompaña la post activación de las LR también se le podría llamar “entrenamiento” no consciente; del mismo modo podría decirse del bebé, que una vez tiene disponible el patrón genético de la marcha se entrega febrilmente a “entrenarla” por interminables horas.

Bajo este prisma el “entrenamiento” de la función pasa a un segundo plano, puesto que surge de forma espontánea (sin pretenderlo conscientemente) en la interacción de la persona con su realidad física y social.

Pregunta 2: ¿la marcha es un producto de la genética? ¿del aprendizaje? ¿de ambos?

No debemos olvidar que nuestra locomoción bípeda no es más que la expresión de una modificación en el programa genético cuadrúpedo/arborícora que emergió en un contexto ambiental determinado hace más de 5 Millones de años (Arsuaga 1998).

A pesar de que el contexto ambiental donde surgió ha cambiado, el programa bípedo continuó siendo seleccionado por su enorme valor adaptativo. Entonces el programa bípedo fue asimilado en nuestro genoma, junto con las modificaciones estructurales para este tipo de locomoción.

En cuanto a la pregunta, la respuesta combinada (genética + ambiente) parece la más lógica, aunque Shumway-Cook (1995) considera la marcha como un producto de la experiencia. Tal vez el concepto de supresión de experiencia de movilidad en el primer año de vida, puesta en practica por distintas poblaciones tribales nos brinde una respuesta. Como describe Eibesfeldt (1984):

“Se considera que un patrón es propio de la especie cuando aunque se evite su experiencia de un modo establecido, ese patrón especifico aparece en el momento adecuado de su maduración.”

En otras palabras, impedir la marcha en un niño/a sano (por cualquier medio físico) durante su neurodesarrollo no evita que esta aparezca a su edad una vez que es liberado de las restricciones.

La demostración empírica de que hablamos de un patrón 100% genético procede de la aplicación de las LR. Que las LR desencadenan el patrón de marcha sin auto iniciación voluntaria puede comprobarse en cualquier sujeto adulto sano. https://youtu.be/jL2J3ezNVWg

Secuencia real de activación del patrón de la 1ª posición de la LR en persona sana. El patrón finaliza con la marcha refleja

Pregunta 3: ¿Qué aporta la activación genética que no puede ofrecer al entrenamiento funcional?

Para responder a la pregunta permítame emplear una metáfora informática. Si su ordenador presenta un fallo del sistema operativo, éste dispone de algoritmos para tratar de superarlo y continuar operando con más o menos dificultades. Pero seguro que usted conoce otra posibilidad que habrá utilizado en más de una ocasión: reiniciar el sistema para volver a cargar los parámetros originales, los que vienen predeterminados de fabrica.

Llevando esta metáfora a la cuestión planteada, la activación de las LR representaría el “reinicio” del sistema locomotor para cargar los elementos cinesiológicos que se han perdido o que están alterados por la lesión junto con el control postural automático inherente a toda función. Obviamente la magnitud del daño condicionará las posibilidades de evocación de los patrones parciales disfuncionales.

Pregunta 4: El paradigma genético de activación refleja puede sustituir al funcional en el proceso de neruorehabilitación?

Platear una relación dicotómica entre ambos paradigmas no tiene sentido, puesto que genética y función están interconectados, ya que tanto locomoción como función manual son la resultante del programa motor genético.

En el caso de la marcha la intervención a nivel genético mediante la activación de los patrones de las LR, solo pueden expresarse a través de la función de locomoción, por tanto, la práctica posterior de la marcha bípeda es condición sine qua non para valorar el grado de asimilación de los componentes cinesiológicos ideales activados de forma refleja (Laufens 1999). Este es el motivo por el cual no se plantea un cambio de paradigma, (no hay contradicción) si no algo de mucho más calado y complejo, como es un cambio conceptual.

En la actualidad, el entrenamiento intensivo de la marcha aborda este problema ignorando que existe una forma de acceso a los programas motores ideales.

3. 3 Predictivo

Items de la OP que se relacionan con las LR.

Este nuevo concepto debería contribuir a explicar de un modo clarificador y diferente las disfunciones de la marcha y del MS en el adulto neurológico, tomando como referencia de la organización y coordinación de nuestra motricidad la ontogénesis postural (OP).

Este es el periodo critico para el ensamblaje de todos los patrones específicos de nuestra especie a lo largo del primer año de vida. No debemos olvidar que estos patrones serán los que usaremos el resto de nuestra vida (Vojta 2011).

Bajo el prisma de la OP como base del razonamiento clínico en adultos (Kobesova 2020), el fisioterapeuta podrá resolver (junto con el conocimiento de la patología) el diagnóstico funcional de cualquier alteración desde la cinesiología del neurodesarrollo aplicada al paciente adulto. Los test validados a nivel internacional serán necesarios para registrar de forma objetiva la validez de este nuevo concepto.

Para más información sobre este punto ver el siguiente Post: la-ontogenesis-postural-del-bebe-aplicada-al-paciente-adulto/

Consideraciones finales

En la actualidad hablar de la existencia de una genética de la motricidad humana suena para muchos colegas a ciencia ficción, y aún lo es más relacionar la “vieja” terapia Vojta con un instrumento de acceso a dicha motricidad. A pesar de la creciente evidencia, este hecho continua siendo visto de forma marginal, y mucho me temo que el marco metal dominante no aceptará fácilmente la inclusión de las LR sin antes hacer la debida digestión que supone comprender en toda su dimensión sus mecanismos neurofisiológicos de acción y no solo sus resultados clínicos por positivos que puedan ser.

No será fácil, pero si inevitable que la ciencia continúe avanzando hacia el modelo neurorehabilitador más eficiente, que irá desechando unos procedimientos e integrando otros nuevos diseñados a la medida de cada paciente. Entre estas técnicas, sin duda, el papel de la genética será cada vez más relevante (como esta sucediendo en medicina) y no solo en el ámbito de la neurogénesis, sino también en la activación de los programas motóricos originales de nuestra especie que ayuden a la más eficiente reconexión entre las neuronas que controlan nuestra motricidad.

En este aspecto las LR tendrán mucho que aportar, aunque este proceso no será tan rápido como desearíamos. Queda mucho trabajo e investigación por hacer, pero a fin de cuentas así se ha escrito la historia de nuestra joven especialidad dentro de la fisioterapia.

Bibliografia

Arsuaga JL, Martinez Mendizabal I. La especie elegida. Temas de Hoy.1998.

Backstrom B. Vojta self-training: experiences of six neurologically impaired people. Physiotherapy. 2000;86(11):567-74.

Bertani R, Melegari C, De Cola MC, Bramanti A, Bramanti P, Calabrò RS. Effects of robot-assisted upper limb rehabilitation in stroke patients: a systematic review with meta-analysis. Neurol Sci. 2017 Sep;38(9):1561-1569. doi: 10.1007/s10072-017-2995-5. Epub 2017 May 24. PMID: 28540536.

Chan DY, Chan CC, Au DK. Motor relearning programme for stroke patients: a randomized controlled trial. Clin Rehabil. 2006 Mar;20(3):191-200. doi: 10.1191/0269215506cr930oa. PMID: 16634338

Dietz V, Fouad K, Bastiaanse CM. Neuronal coordination of arm and leg movements during human locomotion. Eur J Neurosci. 2001 Dec;14(11):1906-14.

Eibl-Eibesfeldt I. (1984). Die Biologie des menschlichen Verhaltens, Piper München Zürich.

Epple C., Maurer-Burkhard B., Lichti M. et al. Vojta therapy improves postural control in very early stroke rehabilitation: a randomised controlled pilot trial. Neurol. Res. Pract. 2,23 (2020). https://doi.org/10.1186/s42466-020-00070-4.

Francisco Mora. 2014. ¿Cómo funciona el cerebro? Alianza editorial.

Fugelsang J.A, Dunbar K.N (2005). Brain-BAsed mechanisms underlying complex causal thinking Neuropsychologia, 43(8), 1204-1213.

Gajewska E, Huber J, Kulczyk A, Lipiec J, Sobieska M. An attempt to explain the Vojta therapy mechanism of action using the surface polyelectromyography in healthy subjects: A pilot study. J Bodyw Mov Ther. 2018 Apr;22(2):287-292.

Globas C, Becker C, Cerny J, Lam JM, Lindemann U, Forrester LW, Macko RF, Luft AR. Chronic stroke survivors benefit from high-intensity aerobic treadmill exercise: a randomized control trial. Neurorehabil Neural Repair. 2012 Jan;26(1):85-95. doi: 10.1177/1545968311418675. Epub 2011 Sep 1. PMID: 21885867.

Grillner S (1981) Control of locomotion in bipeds, tetrapods and fish. In: Brookhart JMaMVB (ed) Handbook of physiology. The nervous system. Motor control. American Physilogy Society, New York, pp 1179–1236.

Grillner S, Wallén P: Central pattern generators for locomotion, with special reference to vertebrates. Annu Rev Neurosci, 1985, 8: 233–261.

Hok P, Opavský J, Kutín M, Tüdös Z, Kaňovský P, Hluštík P. Modulation of the sensorimotor system by sustained manual pressure stimulation. Neuroscience. 21 de 2017;348:11-22.

Hok P, Opavský J, Labounek R, et al. Efectos diferenciales de la estimulación por presión manual sostenida según el sitio de acción. Frente Neurosci;2019; 13: 722. (2019) doi: 10.3389 / fnins.2019.00722

Husárová, R. The vojta approach in adult patients. Rehabilitacia. 2005;42(3).

Kanda T, Pidcock FS, Hayakawa K, Yamori Y, Shikata Y. Motor outcome differences between two groups of children with spastic diplegia who received different intensities of early onset physiotherapy followed for 5 years. Brain Dev 2004;26(2):118-26.

Kobesova A, Davidek P, Morris C, Andel R, Maxwell M, Oplatkova L, Safarova M, Kumagai K, Kolar P. Functional postural-stabilization tests according to Dynamic Neuromuscular Stabilization approach: Proposal of novel examination protocol, Journal of Bodywork and Movement Therapies, 24(3) 2020: 84-95, ISSN 1360-8592, https://doi.org/10.1016/j.jbmt.2020.01.009.

Kwakkel G, Veerbeek JM, van Wegen EE, Wolf SL. Constraint-induced movement therapy after stroke. Lancet Neurol. 2015 Feb;14(2):224-34. doi: 10.1016/S1474-4422(14)70160-7. PMID: 25772900; PMCID: PMC4361809.

Laufens G, Poltz W, Buchstein G, Schmiegelt F, Stempski S. [Improvement in locomotion by combined treadmill/Vojta physiotherapy applied to selected MS patients] [Article in German]. Phys Rehab Kur Med. 1999; 9: 187-189.

Laufens G, Seitz  S, Staenicke G, Fachbereich. Fundamentos biológicos comparativos respecto a la locomoción innata en particular respecto a la “reptación refleja” según Vojta. Fisioterapia;43. Jg (5/1991): 448-156.9.

Munari D, Pedrinolla A, Smania N, Picelli A, Gandolfi M, Saltuari L, Schena F. High-intensity treadmill training improves gait ability, VO2peak and cost of walking in stroke survivors: preliminary results of a pilot randomized controlled trial. Eur J Phys Rehabil Med. 2018 Jun;54(3):408-418. doi: 10.23736/S1973-9087.16.04224-6. Epub 2016 Aug 30. PMID: 27575015.

Pavlu D, Véle F, HavlíˇckováL. Electromyography and kinesiological analysis of Vojta´s therapeutical principle. Rehab Fyzil. 2000;7:34-9.

Perales L, Pérez AM, Atim MA, Varela E. Efecto de la terapia Vojta en la rehabilitación de la marcha en dos pacientes adultos con daño cerebral adquirido en fase tardía. Fisioterapia. 2009;31:151—62.

Perales Lopez L, Valdez Palmero N, Garcia Ruano L, San Leon Pascual C, White Orile P, Vegue Down A, Gor Garcia-Fogeda MD, Toré S. The implementation of a reflex locomotion program according to Vojta produces short-term automatic postural control changes in patients with multiple sclerosis. J Bodyw Mov Ther. 2021. 26: 401-405. ISSN 1360-8592, https://doi.org/10.1016/j.jbmt.2021.01.001.

Perales-López L, Fernández-Acenero M.J. ¿Es transferible la terapia de locomoción refleja a una plataforma de teleneurorrehabilitación en el tratamiento del paciente adulto? Rehabilitación. 2013;47(4):205-212.

Posner G.J, et al (1982). Accommodation of a scientific conception. Toward a theory of conceptual change. Science education, 66(2), 211-227.

Ritter M. Die Biologie Adolf Portmanns in zeitgeschichtlichem Kontext, in: Basler Zeitschrift für Geschichte und Altertumskunde, vol. 100 (2000), pp. 207–254

Sanz-Esteban I, Calvo-Lobo C, Ríos-Lago M, Álvarez-Linera J, Muñoz-García D, Rodríguez-Sanz D. Mapping the human brain during a specific Vojta’s tactile input: the ipsilateral putamen’s role. Medicine (Baltimore). 2018;97(13):e0253. doi:10.1097/MD.0000000000010253</p>

Shumway-Cook Anne, H. Woollacott Marjorie. (1995). Control Motor. Williams &amp; Wilkins.

Takeshita H, Tanaka, M, Matsuzawa T. Development of Postural Reactions in Infant Japanese Monkeys. The Annual of animal Psichology, 33  (1984)

Vaclav Vojta, Annegret Peters. El principio Vojta. 1992. Springer Verlag-Iberica.

Vojta V, Schweizer E. El descubrimiento de la motricidad ideal. 2011. Ediciones Morata.

Vojta Vaclav. Alteraciones motoras cerebrales infantiles. 1991.Paideia.

Acerca de Evolución humana y Terapia Vojta

Este Blog nace de la fusión de dos materias aparentemente independientes: La evolución de nuestra especie y la terapia Vojta en calidad de contenedor de los "fósiles" de la función motriz, como son los patrones de Locomoción Refleja descubiertos por Vojta. Contemplar estos patrones bajo el prisma de la evolución, y viceversa, constituye el propósito de este Blog.
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s