La hipótesis del simio acuático desde los patrones de locomoción innatos.

aquaticape¿Realmente procedemos de un homínido terrestre?

Para Elaine Morgan, autora de la Hipótesis del Simio acuático nuestra actual marcha bípeda procede de un grupo de Homínidos que evolucionaron en un entorno acuático o semiacuático (1).

Esta «loca» idea fue planteada por primera vez por el biólogo y médico alemán Max Westenhofer en 1942, en su obra The Road to Man y retomada en los años 60 por el biólogo marino Alister Hardy (2). Considerada pseudociencia, comenzó a tomarse en serio tras la caída de la hipótesis de la Sabana en 1994, que sostenía que los orígenes de nuestra marcha bípeda estaba motivada por la deforestación de los bosques.

Hoy tenemos evidencia de que evolucionamos hacia la marcha bípeda en un entorno selvático hace unos 7 Millones de Años, y no en la sabana(3).  La pregunta que surgió inmediatamente a los científicos fue: ¿qué utilidad tendría en un entorno arborícora una locomoción bípeda? para Morgan no tiene sentido, a no ser que un grupo de homínidos hubiese quedado atrapado en una zona selvática próxima a la costa oriental Africana y rodeada de aguas poco profundas tras la fractura del valle del Rift.

mono-acuatico

Chimpancé haciendo marcha bípeda para cruzar un rio

Apoyada por científicos de prestigio como David Attenborough, el prestigioso paleoantropólogo Philiip Tobias, Daniel Dennet, o Desmond Morris (4), Morgan sostiene que la marcha bípeda habría surgido como consecuencia de vadear constantemente la costa e introducirse el agua en busca de alimento durante generaciones.

Cuestionada y criticada por la ciencia ortodoxa este Post pretende aportar un enfoque diferente de discutir esta curiosa hipótesis. Una visión desde la perspectiva de los patrones motores innatos  descubiertos por Vojta entre los años 50 y 70.

La teoría del simio acuático desde la perspectiva de los patrones de la Locomoción Refleja

rrreves

Patrón de la Reptación Refleja

La Locomoción refleja de Vojta la constituyen un conjunto de 3 patrones globales innatos, que se activan de forma refleja y a cualquier edad (de prematuros hasta ancianos),  desde posiciones concretas y mediante la presión de zonas determinadas. Vojta descubrió que los contenidos cinesiológicos de estos patrones coinciden con los patrones parciales que aparecen en la ontogénesis motora espontánea del bebé, hasta más allá de la marcha libre (5).

 

¿Qué implica esto? Si en un bebé prematuo o recién nacido, sin experiencia con la gravedad, es posible activar de forma refleja patrones que tienen que ver con el enderezamiento

vojta2

Vojta activando la LR en un prematuro

contra la gravedad correspondientes a distintas etapas de maduración: 3, 6, 9 meses, 1 año, e incluso patrones que aparecerán a los 4 años, (como es la configuración de la bóveda plantar), ésto implica necesariamente que los patrones que nos permiten enderezarnos contra la gravedad están insertados en el genoma. No dependen de la experiencia ni del entrenamiento, aunque es con la exposición constante a la gravedad cuando estos mecanismos y recursos posturales alcanzan su punto máximo de maduración.

 

De ahí surgió la idea de que los patrones que determinan nuestra locomoción bípeda estan programados geneticamente. Para eso esta diseñado nuestro esqueleto. Es un hecho. Sin embargo, aún se discute que la ontogénesis postural, es decir, el proceso de maduración que va desde el nacimiento hasta alcanzar la marcha bípeda siga una pauta pre-establecida en los genes (6).

En este sentido, la existencia de una ontogénesis postural ideal planteada por Gessel primero, y más tarde y con mayor profundidad por Vojta, fue inferida por este último a través del descubrimiento de los patrones de la Locomoción Refleja (LR) (8)

            «Los patrones parciales de la locomoción refleja son los mismos, en cuanto a su contenido cinesiológico, que los patrones parciales de los programas básicos del desarrollo motor espontáneo, aquellos que aparecen y maduran de forma automática durante el primer año de vida. Tiene que tratarse de coordinaciones motoras establecidas genéticamente.»                     

                                                                        El descubrimiento de la motricidad ideal, pag 26

Imagen1

Tabla de las Reacciones Posturales de Vojta

Para el tema que nos ocupa, la conclusión es que todos los patrones que aparecen en los tres complejos de locomoción que forman la LR (Reptación refleja, Volteo reflejo y Primera posición) se explican integramente desde una locomoción terrestre.

 

Otro argumento que apoya esta tesis son las llamadas Reacciones Posturales de Vojta. Una batería compuesta por 7 Test estandarizados para determinar la idealidad de las respuestas posturales con el objetivo de diagnosticar precozmente alteraciones de la coordinación central (9). Un estudio de K.Ernst demostró una alta correlación entre las reacciones posturales  y los patrones que aparecen en la ontogénesis motora espontánea (10).

De este modo, Ontogónesis, Reacciones posturales, y como veremos más adelante, los Reflejos primitivos, no apoyan la existencia de patrones motores innatos que pudiesen vincularse con un pasado acuático siendo homínidos.

Las pruebas que aporta Vojta con su descubrimiento de la LR suponen que el desarrollo neuro-evolutivo de un bebé esta marcado geneticamente para vivir en un medio grávido terrestre.

El entorno acuático intrauterino y la gravedad.

4f81407bad8ff43305a1c6e6cc7d24d5En gravedad reducida las funciones motrices se encuentran facilitadas. Así podemos ver que el feto de 6 meses se puede llevar el dedo pulgar a la boca con la mano desplegada y el hombro flexionado. Al nacimiento el bebé tardará 6 meses en volver a repetir este patrón  de un modo similar.

En otras palabras, el bautizo gravitacional que supone el nacimiento significa una regresión en el control postural automático que el feto tenía en el utero. Ahora también debe ocuparse de luchar en contra de una nueva fuerza que lo aplasta contra la superficie y le limita sus capacidades de tomar contacto con el entorno. En consecuencia, el control postural, la actividad tónica y la fasica se ven sometidos a un nivel de exigencia que supera las posibilidades de un SNC aún inmaduro por su temprano nacimiento.

¿Nuestra genética motora ya tiene contemplado la presencia de la gravedad? Todas las pruebas científicas apuntan que así es. Determinados genes se activan a partir de las señales que provienen del entorno, donde el momento para que sean «despertados» es un factor clave. La ciencia ha comprobado la existencia de «ventanas» para el desarrollo de determinados sistemas como es el visual, el lenguaje (Chomsky) o la impronta emocional (Konrad Lorenz)(13-14).

Como hemos visto, con la LR de Vojta, la gravedad también esta prevista en la genética. De hecho, es el entorno aéreo el resposable de activar la primera respiración pulmonar, y éste proceso solo puede estar mediado por los genes, ya que sucede por igual en todos los mamíferos terrestres.

Con la primera respiración, el diafragma inicia una actividad que ya no cesará hasta la muerte. Hoy sabemos que el diafragma es mucho más que un músculo respiratorio, es también esencial en el control postural, como demostró un estudio de Kolar(15) empleando RMN, donde se evidencia que mantiene su actividad incluso en apnea.

Sus movimentos rítmicos proporcionan impulsos constantes a la musculatura autóctona de la columna vertebral, responsable de mantenerla extendida alrededor de su eje axial. En otras palabras, la gravedad, con su entorno aéreo, inicia el proceso de la ontogénesis postural extrauterina.

¿Porqué nacemos tan dependientes?

bebedelfin

Delfin recién nacido nadando junto a su madre

El tamaño de nuestro craneo a los 9 meses de gestación condiciona nuestro nacimiento prematuro, mucho antes de que tengamos la madurez neural para enfrentarnos contra la gravedad y generar locomoción.

En consecuencia los humanos a diferencia de otros mamíferos no podemos desplazarnos en nuestra locomoción característica hasta trascurrido un año aproximadamente. Un potro o un ternero tan solo necesita  unas horas para erguirse y desplazarse, tiempo necesario para tonificar sus músculos frente a la gravedad. Un delfín ni siquiera necesita unos minutos, tiene su locomoción disponible nada más nacer.

caballo-rn

Potro enderezándose contra la gravedad a las pocas horas de nacer

¿Porqué tardamos más que ningún otro mamífero? Según los estudios de Portmann(16) basados en la tasa de creciemiento neural post-natal, deberíamos nacer a los 21 meses en lugar de hacerlo a los 9 meses actuales. A los 21 meses, naceríamos con una madurez neural que nos igualaría en habilidades a otros mamíferos recién nacidos. En otras palabras, a las pocas horas de nacer podríamos comenzar, de forma vacilante, a dar nuestros primeros pasos.

A pesar de las dificultades que impone la gravedad para tomar contacto con el entorno, el bebé desea hacerlo, y lo expresa con todo su cuerpo. Sin embargo, sus movimientos en sus dos primeros trimestres aún no se traducen en locomoción en tierra.

Por el contrario, en el agua el bebé tiene una locomoción prematura. Se podría discutir si es intencionada, o se trata de una consecuencia casual de los movimientos del pataleo reflejo del bebé provocados por su excitación… y causal después, cuando el bebé descubre que su excitación se traduce en una locomoción que le permite alcanzar su objetivo, generalmente su madre.

Esto tan solo describe una realidad: la ontogénesis postural se inicia en el medio acuático, es decir, en el líquido amniótico, lo que implica que tras el nacimiento la facilitación al medio acuático continue proyectándose en la piscina. De ahí, a inferir que esta facilitación sugiera un pasado acuático como homínidos tal vez, sea excesivo.

El buceo innato de los Bebés

child-in-water-baby-swimming-157450

Bebé nadando con los mismos patrones utilizados en tierra

Si tomanos los patrones de locomoción genéticos, no vemos ni rastro de patrones que pudiesen ser adjudicados a las locomociones de otros mamíferos acuáticos como delfines o focas. Como se ha dicho, todos nuestros patrones motores son terrestres, aunque éstos son los mismos que empleamos, en diferentes combinaciones, para desplazarnos en el agua.

En el caso del buceo innato de los bebés mostrarán, por debajo del primer trimestre, la reclinación de la cabeza, la protacción de los hombros y la anteversión de la pelvis, y como patrón de locomoción el pataleo primitivo en las piernas y un braceo con una amplitud limitada. Casualmente los mismos contenidos cinesiologicos que presentan en tierra.

Los reflej0s primitivos y la locomoción acuática

1btq_900

Bebé buceando en apnea refleja

¿Qué sucede con los reflejos primitivos? el cierre automático de la glotis para cerrar la vía aérea al paso del agua es el reflejo más interesante del neonato relacionado con el mundo acuático, pero se trata de un reflejo anterior a nuestra etapa como homínidos, ya que también esta presente en otros mamíferos y aves.

galant

Otro reflejo interesante por sus orígenes acuáticos es el Galant. Al provocarlo, el tronco realiza un movimiento en el plano frontal de incurvación o flexión lateral, haciendo avanzar el brazo contrario a la incurvación y la pierna del mismo lado. Como resultado, cuando se genera en ambos lados de forma alteranativa tenemos un movimento ondulatorio propio de los reptiles y los peces.

delfin

Aleta cuadal horizontal que produce movimientos sagitales

Sin embargo, los mamíferos acuáticos que alguna vez caminaron por la tierra antes de su regreso al mar (evidente porque mantienen una pelvis vestigial como los delfines, orcas y ballenas), no se mueven haciendo ondas en el plano frontal como los peces, si no en el sagital, haciendo ondas de arriba a abajo.

De ahí que dispongan de su característica aleta caudal horizonal, eficaz para movimientos ondulatorios de arriba-abajo, en lugar de una aleta caudal vertical, como los tiburones, eficaz para movimientos ondulatorios de lado-lado en el plano frontal.

sirena

Representación de la clásica sirena con una aleta caudal horizontal

Por este motivo resulta más coherente  ilustrar a las sirenas con una aleta caudal horizontal como la unión de las dos piernas puestas en paralelo.

De haber tenido una etapa acuática lo suficientemente importante como para influir eficazmente sobre una supuesta adaptación para la locomoción acuática, es de suponer que dicha situación habría dejado alguna huella o vestigio en forma de reflejo primitivo. De este modo, en lugar de un Galant con movimientos ondulatorios primitivos en el plano frontal, quizá tendríamos un Galant con movimientos ondulatorios en el plano sagital… y no es así.

reflejo prensión

Bebé sostenido por su reflejo de prensión palmar

El reflejo de prensión palmar, muy activo en el primer trimestre se interpreta como un vestígio arborícora. Su presencia garantizaba, siendo bebés, el agarre automático al pelaje de la madre en sus desplazamientos.

Si la pérdida del pelaje estuvo motivada por nuestra incursión acuática como sugiere la hipótesis acuática,  ¿porqué este reflejo ha llegado tan intensamente activo hasta nosotros? Tal vez sea que la pérdida del pelaje no tenga relación con el medio acuático, y se trate de un hecho relativamente reciente y explicable por fenómenos adaptativos al entorno terrestre, situado por los científicos entre Homo Habilis y Erectus (11).

marcha-automatica

Reflejo de marcha

Otro de los reflejos que juega en contra de la hipótesis acuática es el reflejo de marcha, propio del neonato en las primeras 4 semanas. Este reflejo revela la existencia de un programa de flexo-extensión de las piernas que se desencadena de forma coordinada con la carga sobre un pie. Como demostró Peiper (12) su activación es independiente de la gravedad, ya que puede provocarse incluso en el techo. Curiosamente cuando deja de observarse en torno a la 6 semana en tierra, continúa aún activo si se provoca en el agua.

¿Porqué?  la hipótesis más problable sugiere que la interacción del bebé con la gravedad contribuye a la maduración de los circuitos medulares. Una percepción sensorial de menor de gravedad, (como es estimular este reflejo en el agua) genera confusión en estos circuitos que vuelen a actuar temporalmente de forma inmadura. Esta curiosa situación muestra que el agua retarda (que no evita) la maduración de los mecanismos de enderezamiento.

Por tanto, la reflexología primitiva tampoco apoya la existencia de reflejos relacionados con la locomoción acuática propia de un mamífero, que debería corresponder con la existencia de reflejos de ondulación del tronco en el plano sagital.

En cambio, si encontramos pruebas de un pasado reptiliano donde el desplazamiento se realizaba a través de movimientos ondulatorios del tronco en el plano frontal (flexiones laterales). Que reptiles pertenecientes a nuestra línea filética utilizasen estos movimientos ondulatorios laterales no implica que este patrón hubiese sido recuperado por unos supuestos Hominidos para sus desplazamientos acuáticos. En tal caso, estaríamos ante una regresión evolutiva; por otra parte, muy poco eficaz para un ser de estructura bípeda.

Si esta etapa acuática tuvo lugar, todo apunta a que entre sus posibles vestigios o huellas no se encuentran aquellos relacionados con el áera motora.

Puntos de apoyo fijos y dinámicos & diferenciación muscular en tierra y agua.

rn1

Neonato en sinergia flexora en el agua, igual que en tierra

Insisto, en el agua, no hay más patrones, pero la expresión de los disponibles al nacimiento son más visibles.

En el primer trimestre el desplazamiento del bebé en el agua se produce empleando el mismo tipo de contracción que tiene lugar en tierra a esa edad: la centrípeta (hacia el cuerpo). Al mover sus extremidades genera un desplazamiento del agua hacia atrás desplazando en consecuencia su cuerpo hacia delante. No existe diferenciación de la función muscular. No hay apoyos distales, ni fijos, ni dinámicos.

rn

Neonato, contracción centrípeta

¿Qué es un punto de apoyo? Según el diccionario es un lugar fijo sobre el que descansa una palanca para que se pueda transmitir la fuerza que se ejerce sobre ella. Es decir, es una zona hacia la cual se transmite la fuerza de la contracción muscular. 

Estas zonas pueden estar a nivel proximal (en el tronco), o a nivel distal, (en las extremidades). Las proximales definen un tipo de contracción centrípeta, como la que realiza el neonato hasta el tercer mes.

La capacidad para generar puntos de apoyo en las extremidades, o lo que es lo mismo cambiar la dirección de la contracción muscular hacia zonas distales (contracción centrifuga) todavía no estará disponible hasta inicios del 2º trimestre cuando el bebé podrá fugar los puntos de apoyo hacia los codos primero y hacia las manos 3 meses más tarde (8).

Imagen4

bebé 3 meses. Aparece apoyos distales en codos. Contracción centrifuga

¿Qué es un punto de apoyo dinámico? Se trata de un punto de apoyo que va variando sus zonas de apoyo en el transcurso del movimiento.  Se pueden hacer en zonas proximales, cuando por ejemplo, volteamos de supino a prono girando desde el borde proximal de la escapula hacia el borde distal, o distales, cuando vamos variando la zona de apoyo en el pie durante la marcha (de talón a dedos).

Pero en el medio acuático no existen puntos de apoyo fijos como los conocemos en tierra firme, entonces ¿cómo se produce el proceso de diferenciación muscular? Si no puede haber puntos fijos distales ¿la contracción es siempre centrípeta?

sincro

Nadadoras de sincronizada apoyándose en el agua para hacer sus acrobacias

En el neonato indiferenciado así es, pero tras el primer trimestre y hasta la consecución de la marcha libre, el proceso de diferenciación muscular queda integrado en el SNC y puede ser empleado para la locomoción en cualquier medio: tierra, agua o aire.

En consecuencia, además de los tipos de contracción más conocidos (isotónica, isométrica, ecocéntrica y auxotónica), en el agua  aparece uno nuevo: la contracción isocinética.

La mayor densidad del agua ofrece un coeficiente de resistencia constante, salvo que se produzcan dos fenómenos: a) variación en la velocidad del movimiento,  b) variación en la superficie de resistencia. En ambos casos (velocidad y resistencia) supondrían una variación de Isocinética a Auxotónica, una contracción isotónica que progresa hacia una isométrica.

Es precisamente la contracción auxotónica la que permite, tanto al delfin como a las nadadoras de sincronizada, propulsarse (en nuestro caso parcialmente) fuera del agua apoyándose en el propio agua. Que un humano pueda realizar esta maniobra no habla de nuestro hipotético pasado común en el agua, si no de nuestra enorme capacidad de aprendizaje.

biofisica-muscular-16-728En el agua, las zonas distales (manos y pies) a pesar de no encontrar puntos fijos de apoyo se comportan, durante la locomoción, ejerciendo presión contra la resistencia que ofrece el agua.

El resultado es un punto de apoyo dinámico, que a diferencia de producir variación de la zona de apoyo en el individuo, (como sucede en la locomoción en tierra) la variación de la zona de apoyo se produce en el medio.

Ingravidez y Locomoción

En ausencia de gravedad, como pasa en el espacio, no existe resistencia alguna contra la que apoyarse. Aunque la diferenciación muscular este presente la locomoción no es posible sin zonas donde apoyarnos. Los astronautas que pasan largos períodos en ingravidez no pierden ninguno de sus patrones ontogenéticos adquiridos automaticamente siendo bebés, tan solo se atrofian.

astronauta

En ingravidez la locomoción no es posible. No hay resistencia para generar puntos fijos ni dinámicos

Pero ¿qué pasaría con un bebé nacido en condiciones de ingravidez y que viviese sus 5 primeros años bajo estas condiciones?

Me atrevo a especular que estaríamos ante el surgimiento de modificaciones epigenéticas que tendrían impacto en nuestra configuración postural. Unas condiciones que de mantenerse por generaciones redundarían en una nueva variación dentro de nuestra especie.

La natación y locomoción acuática innata.

crol

Patrón cuadrúpedo cruzado con el apoyo de la mano en el agua

Los estilos más rápidos de la natación: Crol, Espalda y Mariposa utilizan para su locomoción movimientos en el plano sagital de flexo-extensión en las extremidades. Espalda y Crol bateando de forma alteranativa combinado con movimentos de rotación del tronco en el plano transversal; Mariposa simultáneamente, coordinado con un movimiento ondulatorio del tronco en el plano sagital (el estilo más parecido al delfín).

La Braza, el más lento, utiliza un movimiento de apertura y cierre característico de las ranas en las piernas, pero se produce más en el plano sagital que en el frontal, coordinado con movimientos del tronco también en el plano sagital. De ser eficaz para la natación un movimiento ondulatorio del eje axial en el plano frontal, al estilo de las iguanas acuáticas o los peces, no dude el lector que ya existiría un estilo de natación basado en esos movimientos.

braza

Braza: movimientos de flexión y ext. del tronco en el plano sagital

Curiosamente, el patrón natatorio empleado de forma instintiva por los bebés  es un pataleo primitivo, alternativo unas veces y simultáneo otras, que es el mismo que realiza en tierra firme a esa edad. El tronco en ningún caso acompaña dicho movimiento natatorio con ondulaciones laterales. Como ya se ha señalado, el reflejo de Galant es un vestigio de un pasado reptiliano terrestre que no es utilizado por el Sapiens sano con propósito locomotor en ningún caso.

mariposa

¿Qué implica todo esto? Que los movimientos en el plano frontal se corresponden con un vestigio de la etapa reptiliana, 350 millones de años anterior a la aparición de los primeros Homínidos.

Los movimientos natatorios que nos corresponderían a los Homínidos para una supuesta locomoción acuática ancestral tienen que ver con un movimiento ondulatorio del tronco a estilo Mariposa (plano sagital), pero se trata de un movimiento complejo que exige entrenamiento, y por tanto no innato.

No hay que olvidar que los estilos de natación son patrones aprendidos, que por repetición terminan por automatizarse, como sucede con tantas otras habilidades motrices aprendidas como conducir, escribir, o montar en bicicleta. Como cualquier otra forma de locomoción los estilos de natación se fundamentan sobre los patrones esenciales de la ontogénesis postural, que también estan presentes en la LR.

crolapren

Niño de 4 años aprendiendo a nadar a Crol

¿A qué edad se puede aprender a nadar? Bucear es una habilidad innata como lo es nadar…pero no a Crol, si no a estilo perrito.

Es decir, de forma instintiva nadamos como cualquier cuadrúpedo terrestre que se mete en el agua. En cambio, aprender a nadar a estilo Crol u otros estilos requiere de un proceso de aprendizaje que suele dar comienzo a partir de los 3 años.

¿Porqué a esta edad? a los 3 años la ontogénesis postural esta practicamente terminada. Lo cual significa que el niño tiene  todos los patrones genéticos disponibles para realizar combinaciones en coordinaciones múltiples.

El nado a Crol es el resultado de la combinación de patrones de la ontogénesis postural como son: la extensión axial, retroversión pelvica, y movimientos de flexo extensión de las extremidades en una coordinación determinada. Por ello, resulta muy dificil intentar enseñar a un niño un nuevo patrón de locomoción, como es el nado a CROL, sin contar con la madurez suficiente de los patrones posturales y motores innatos sobre los cuales se construye cualquier otro patrón de movimiento.

En otras palabras, antes de aprender a nadar tenemos que dominar nuestra locomoción característica que es la que se produce en el medio terrestre.

¿Porqué es fácil para nosotros aprender a nadar? Para Elaine Morgan tiene que ver con nuestro pasado acuático (ya como homínidos), pero este argumento puede ser facilmente discutido. También nos resulta sencillo aprender a conducir un coche y eso no significa que nuestros antepasados fuesen expertos en manejar vehículos.

abuela-nadando

Señora nadando a estilo perrito

Además, el aprendizaje de nuevas habilidades motrices guarda una estrecha relación con la edad a la que se producen por la consabida plasticidad neural. Así, es posible encontrar un buen porcentaje de la población adulta que nunca aprendieron a nadar y les resultaría muy dificil hacerlo, no solo por el patrón de coordinación propio del estilo de natación, si no también por el control respiratorio que implica la técnica. El resultado es que muchos adultos nunca llegan a dominar la natación cuando inician su aprendizaje a una edad avanzada, lo cual, sería incompatible con una destreza innata.

Consideraciones finales

bebe3El bebé que bucea de forma instintiva lo hace empleando patrones que también tiene disponibles en tierra firme, pero con una ventaja: no tiene que emplear gran parte de su energía en orientarse en el espacio en contra de la gravedad, lo que le permite diponer más recursos para el movimiento fásico y menos para el control postural contra la gravedad.

Lo realmente sorprendente sería que el bebé al bucear emplease patrones diferentes a los que tiene fuera del agua. La diferencia entre ambos medios es que los recursos motrices disponibles en los dos primeros trimestres aplicados al agua producen locomoción.

 

En cambio, la locomoción terrescerdotre estará disponible por primera vez a mediados del tercer trimestre. Hay que destacar que lo innato es aquello que sale de forma instintiva, sin aprendizaje,  y en nuestro caso lo innato en relación al desplazamiento en el agua (sin hacer pie) es, a cualquier edad, hacerlo a «estilo perrito».

Piense que un perro, un elefante o un cerdo se elefantexdesplazan en el agua utilizando el mismo patrón cuadrúpedo cruzado que tienen en tierra. Nosotros, cuando el agua cubre no podemos desplazarnos como bípedos, si no que de forma natural, y sin aprendizaje, nos sale hacerlo como cualquier otro cuadrúpedo.

La hipótesis del simio acuático ofrece teorías verosímiles e imaginativas a muchas incognitas sobre nuestra evolución, como es la desnudez de nuestra piel, la grasa que cubre nuestros órganos y que acumulamos debajo de la piel, el sorprendente control de nuestra respiración en relación a otros primates, las arrugas que hacen nuestros dedos al estar sumergidos, y otros tantos aspectos que la teoría evolucionista neodarwiniana actual no ha podido responder de forma concluyente.

Sin embargo, la explicación de nuestra característica locomoción bípeda vista bajo el prisma de los patrones motores genéticos que aparecen en nuestra ontogénesis postural, que además, se correlacionan con los que conforman la locomoción refleja de Vojta, hacen dificilmente sostenible que hayamos evolucionado hacia nuestra motricidad actual desde el medio acuático.

Entre detractores y defensores de la hipótesis acuática, surgen científicos de prestigio, que como Desmond Morris en su famoso libro el Momo desnudo, toman una posición abierta y con un punto de humor, a una confluencia entre el actual paradigma neodarwiniano y la hipótesis acuática:

               «Aunque en definitiva, resultara verdad, no chocaría gravemente con el cuadro general de la evolución del mono como cazador partiendo del mono salido de los bosques. Significaría, simplemente, que el mono de tierra se dio una saludable zambullida.»

Para ampliar información sobre el tema: Documental BBC el simio acuático

Bibliografia

  1. Morgan, E. 1997. The Aquatic Ape Hypothesis. Souvenir Press
  2. Hardy, A. C. 1960. Was man more aquatic in the past?. New Scientist, 7: 642-645
  3. http://paleoantropologiahoy.blogspot.com.es/2014/03/la-hipotesis-de-la-sabana-reformulada.html
  4. Morris, D. 1967. El mono desnudo; Barcelona: DeBolsillo, edición 2003
  5. Vojta V. Peters A. El principio Vojta. Springer-Verlag Ibérica 1995Shunway-Cook A,
  6. Woollacott M. Motor Control. Lippincott Raven 2006.
  7. Ridley M. Que nos hace humanos. Ed. Ugesan64 2003
  8. Vojta V, Schweizer E. El descubrimiento de la motricidad ideal. Ediciones Morata 2011.
  9. Vojta V. Alteraciones motoras cerebrales infantiles. Ediciones Morata 2005
  10. Ernst W.K (1991): Neurokinesiologie und psychomotorische Entwicklung, Institut fur soziale Padiatrie und Jugendmedizin der Universitat Munchen.
  11. http://maikelnai.naukas.com/2009/08/14/por-que-los-humanos-perdimos-el-pelo/
  12. Peiper A, Isbert H (1927): Uber die Korperstellung des Sauglings. Jb. Kinder-heilkunde. 115, pagg 158.
  13. Noam Chomsky. El conocimiento del lenguaje, su naturaleza, origen y uso, Madrid, Alianza, 1989
  14. Konrad lorenz. Fundamentos de la etología (1982)
  15. Kolar, P., Sulc, J., Kyncl, M., Sanda, J., Neuwirth, J., Bokarius, A. V., … & Kobesova, A. (2010). Stabilizing function of the diaphragm: dynamic MRI and synchronized spirometric assessment. Journal of Applied Physiology, 109(4), 1064-1071.
  16. Pormann A. Die Ontogenese des Menschen als pron¡blem der Evolutionsforschung. Verh Schweiz Naturf. Ges., 125:44-53.

Acerca de Evolución humana y Terapia Vojta

Este Blog nace de la fusión de dos materias aparentemente independientes: La evolución de nuestra especie y la terapia Vojta en calidad de contenedor de los "fósiles" de la función motriz, como son los patrones de Locomoción Refleja descubiertos por Vojta. Contemplar estos patrones bajo el prisma de la evolución, y viceversa, constituye el propósito de este Blog.
Esta entrada fue publicada en Ensayo, Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s